Buscar
  • Peluca Guzmán.

Cosquín Rock: 20 años, duelo generacional, Igualdad de género y diversidad musical

Actualizado: feb 12

En el festival cordobés convivieron artistas clásicos como Divididos, Guasones, La Vela Puerca y nuevas expresiones como Louta, Ca7riel y Paco Amoroso. También la cartelera mostró una mayor presencia de mujeres.


El sábado, mas de 55 mil personas recorrieron las instalaciones del predio que contenía escenarios, stands y puestos gastronómicos. 10 mil de ellas habían comprado su entrada sin siquiera saber todavía quién se iba a presentar en el festival.


Una vez más los escenarios norte y sur fueron los puntos fuertes a destacar, siendo generalmente el norte la sede de los eventos con masividad consolidada, y el sur el de la diversidad emergente, con un perfil alternativo. Este año, ese contrapunto se acentuó todavía más. En el medio, una carpa para propuestas “urbanas”, una para electrónica (“BNP”), otra para acústicos (Molotov y “El desconecte”), un espacio para la asociación bluesera (“La casita del blues”), y otro (“Córdoba X”) para bandas de toda la región.

En la jornada de sábado las novedades se movieron por el escenario Sur, con cierre a cargo de Louta.


La otra gran novedad estuvo relacionada con la participación femenina en las carteleras. El propio Palazzo se había visto envuelto en una polémica en su momento, al sugerir que no existía la suficiente cantidad de artistas mujeres talentosas como para completar el 30 por ciento de cupo femenino sobre el total de la grilla. A pesar de que luego afirmó haber sido malinterpretado, el productor tomó las riendas muy rápidamente sobre esta situación. Para este año, no sólo alcanzó ese porcentaje estipulado, sino que lo superó. Nuevamente, se pudo pasar de Celeste Carballo e Hilda Lizarazu a Sarah Hebe, Nathy Peluso, o la chilena Mon Laferte.


Por otra parte, el escenario Norte fue el más fiel a su estilo al contar con artistas más ligados al rock. Al fin y al cabo, es la mayor atracción del festival. Desfilaron varios abonados al Cosquín, como Las Pastillas del Abuelo, Divididos, y Los Auténticos Decadentes. Guasones apareció como novedad en horario central, y también un homenaje –o “suplencia”, como prefirió León Gieco- de emergencia para Charly García. La solución fue que The Prostitution, su banda estable, se juntara con amigos y ex compañeros del músico para interpretar muchos de sus clásicos.


Pasaron viejos cómplices como Nito Mestre, Hilda Lizarazu y Celeste Carballo, pero también caras novedosas, como los propios Louta (“Me siento mucho mejor”, reversión de The Byrds), Nathy Peluso (“Promesas sobre el bidet”), o Goyo Degano, de Bándalos Chinos (“Asesíname”). “Charly es el padre de todos”, explicó “Cucho” Parisi, de Los Auténticos Decadentes, antes de ponerle la voz a “No voy en tren”.


El Día 2 del Cosquín Rock 2020 mostró tal vez más que nunca la diversidad que hoy el festival levanta como un estandarte. En el mismo ámbito convivieron el rock barrial, el trap y bandas de rock tradicional. ¿La novedad?, Los Caballeros de la Quema hicieron su debut absoluto, mientras que Las Pelotas tocó por vigésima vez consecutiva, siendo la única banda que no faltó en ninguna edición.


Hace ya algunos años, el Cosquín Rock ha entendido que todos los estilos pueden convivir. Y ha levantado la bandera de la diversidad, algo que hoy está muy a la vista de todos aquellos que de alguna u otra manera participan del festival. Esta emblemática edición 20 debe haber sido una de las que más marcada diversidad tuvo.


El domingo fue probablemente la jornada en la que más se notó esa convivencia. El Escenario Norte se encargó de mostrar que cada uno puede mostrar su arte sin necesidad de ser desacreditado por quien no comparte el gusto y en todo caso, sirve como ejercicio para practicar una saludable tolerancia.


Así, mientras la tarde comen con el blues de La Mississippi y luego tuvo el rock barrial de Jóvenes Pordioseros y Gardelitos, también pudo albergar el trap de Wos, para luego irse al rock de La Vela Puerca o un clásico como Ciro y Los Persas. Para esa altura de la noche, no sorprendió que el joven trapero subiera a hacer una versión de Pistolas con el ex líder de Los Piojos, quien además cantó con su hijo, el que observaba con tanta admiración a su padre como a Wos. Tampoco sorprendió que Cazzu subiera a cantar Llámame con Gardelitos. Apenas una muestra de lo que se puede lograr cuando se aprende a convivir con las diferencias.


Un rato después se daría el debut absoluto en el festival de Los Caballeros de la Quema en uno de los retornos siempre esperados. Así y todo, los más jóvenes se quedaron a disfrutar de los clásicos como, Rómulo y Remo, Sapo de otro pozo o Avanti Morocha, mientras a algunos cuarentones se les escapaba alguna lágrima llena de nostalgia. Fueron los mismos que disfrutaron el show número 20 de Las Pelotas en el Cosquín Rock al que nunca faltaron.


Rumbo a Capital

Cuando promediaba la tarde del domingo en las pantallas de todos los escenarios comenzó a anunciarse una noticia que José Palazzo ya venía dejando ver desde el sábado. El Cosquín Rock festejará sus 20 años de vida en Buenos Aires. La realización del festival está anunciada para el 10 y 11 de octubre.


Por: Lucas Guzman - @pelucaguzman

PH: Micaela Gomez - @micagomez_cba

64 vistas